Internet lo ha cambiado todo, y por supuesto también el marketing. En la actualidad no se concibe que una marca no tenga estrategia de marketing offline sin su correspondiente online. El desarrollo de los medios digitales tiene mucho que ver en ello. Primero fueron los portales Web, le siguieron el boom de los Blogs, después las redes sociales, el marketing de contenidos… El tirón del Marketing Online se debe ante todo a los usuarios. Ellos fueron los primeros en desembarcar en la nueva realidad, las marcas se han visto casi obligadas a seguir sus pasos. Una evolución lógica que a muchas marcas y empresas les ha costado asumir. Otras tantas lo han tenido más fácil, ya sea por el producto que venden o por la imagen que de si mismas siempre habían proyectado.

El cambio en el Marketing

La mayoría de las marcas y empresas ya tienen presencia online. Algunas de las nuevas marcas tienen la presencia online como la mayoritaria. Pero la mayoría deben mantener presencia en ambos canales. ¿Cómo llevar acabo esa presencia? Esa es la pregunta fundamental, y la que algunas marcas no se han hecho o no han contestado correctamente. Esto se demuestra en que en algunas ocasiones el mensaje no es el mismo en ambos canales. Se mantiene una estrategia online y offline diferenciada. Como si se tratase de dos asuntos completamente diferentes, dos marcas que conviven en dos espectros diferenciados.

A la larga esa “estrategia” se demuestra como un grave error. Porque el público al que se dirigen ambos mensajes no deja de ser realmente el mismo. Podía parecer hace años que se iban a crear dos públicos diferentes. La realidad de la tecnología ha conseguido que esos dos públicos, sean hoy casi uno solo. La mayoría del público convive ya en los dos espectros sin dificultades. Combinan las informaciones que recaban de ambos con naturalidad. Está asimilado al día a día, ¿por qué las marcas deben ser diferentes?

Mensaje online y offline, siempre el mismo

Ésta es la primera consecuencia lógica de saber que el público nos llega a la par en ambos canales. La clave para acertar en el marketing con presencia en ambos espectros es usar el mismo mensaje. El mismo lenguaje, pues nuestro público objetivo no se encuentra diferenciado en ambos espectros. Debemos llegar y llegamos de hecho al mismo, ya sea en online o offline. Esto nos lleva a re-pensar la estrategia de marketing online y offline, en vez de como dos estrategias independientes, tratarlas de forma global. Es cierto que se pueden hacer por separado y después combinarlas. Aunque no es menos cierto que para favorecer la coherencia y la integración del mensaje, es mucho mejor concebirlas como un todo.

Canales, formatos, mensaje…

A nadie se le escapa que los canales de comunicación en ambos espectros son diferentes. Todos los canales en el mundo online tienen formatos dispares. Debemos usar todo el potencial que las diferentes herramientas online nos ofrecen. Adaptando los mensajes a los formatos específicos de cada una de ellas. Pero siempre enviando el mismo mensaje que desde las herramientas offline. Es la forma de conseguir que nuestro esfuerzo global vaya en la misma dirección, la integración del marketing online y offline.

En este punto la combinación del marketing en ambos espectros mejorará con creces nuestra estrategia. La elección de acciones combinadas de ambos entornos nos hará multiplicar el impacto. El ejemplo más evidente es la celebración de eventos. Los distintos canales de comunicación online nos permitirán difundir los mismos y crear la mayor repercusión posible. Todo ello en pos de conseguir la notoriedad suficiente del evento para lograr una asistencia mayor al mismo. Durante la celebración del evento el uso de los mismos canales para una “retransmisión” online del mismo, seguirá ayudando a su difusión. Al tiempo facilitará la labor de recogida y difusión de la información del mismo después de su celebración.

En resumidas cuentas, hoy por hoy obviar alguno de los dos entornos, en marketing, es un error colosal. El objetivo último del marketing debe ser la consecución de impactos. No usar ambos entornos con ese fin es una pérdida segura de tiempo. Las empresas y las marcas se encuentran ante herramientas muy poderosas y combinables. Una estrategia de marketing global y cohesionada es la formula para el éxito.