FeelWana Living Emotions

El Aire

El aire, el elemento que lo mismo mece los cultivos en los campos, que destruye todo a su paso. Con el aire se crean los vientos, vientos de vida y vientos de muerte. Un territorio difícil de dominar, con cambios bruscos de dirección e intensidad, ¿quién lo intenta dominar?

En la antigüedad, los vientos eran dominados por los Anemoi, o dioses del viento. Cada uno venía de un punto cardinal. Con ellos venían sus respectivos vientos.  Estos vientos se relacionaban con las estaciones existentes, y sus correspondientes cambios de clima. Se podían representar como ráfagas de aire y viento, o incluso como caballos alados. Su Dios y señor era Eolo. Existían buenos vientos, como Bóreas, Argestes, Noto o Céfiro, hijos de Eos y Astreo. También existían vientos destructivos de los que había que cuidarse mucho, estos eran hijos de Tifón…

Tifón, el último hijo de Gea

Tifón fue el último hijo de Gea, la tierra. Siempre se le ha relacionado con los huracanes. Su madre Gea, con la ayuda de Afrodita engendró un hijo del amor con Tártaro. Tártaro era el cavernoso vacío interior. Zeus había expulsado ya a los Titanes del cielo. Tifón se volvió contra Zeus por haber derrotado a sus hermanos mayores. Consiguió dominar al gran Dios del Olimpo. Le arrancó los tendones para tenerle dominado. Posteriormente Hermes devolvió los tendones al cuerpo de su dueño. Entonces Zeus volvió a pelear con Tifón para vencerle en esta ocasión. Como castigo lo confinó bajo el monte Etna… En ocasiones se le escucha gritar bajo el monte…

Los hijos de Tifón…

Tifón tuvo varios hijos con Equidna, una ninfa con torso de mujer y cuerpo de serpiente. Entre los hijos de esta peculiar pareja, están Cerbero, la Esfinge, la Hidra de Lerna o el Águila de Prometeo. Tifón fue el padre también de los vientos cálidos, los vientos más peligrosos que se conocen.

Aire, un territorio

Los vientos sin nadie que los gobierne campan a sus anchas. El elemento aire conforma un territorio, que busca a su nuevo paladín. Alguien que domine a los vientos a su merced. ¿Quién defenderá el territorio aire? 

El Aire

El aire, el elemento que lo mismo mece los cultivos en los campos, que destruye todo a su paso. Con el aire se crean los vientos, vientos de vida y vientos de muerte. Un territorio difícil de dominar, con cambios bruscos de dirección e intensidad, ¿quién lo intenta dominar?

En la antigüedad, los vientos eran dominados por los Anemoi, o dioses del viento. Cada uno venía de un punto cardinal. Con ellos venían sus respectivos vientos.  Estos vientos se relacionaban con las estaciones existentes, y sus correspondientes cambios de clima. Se podían representar como ráfagas de aire y viento, o incluso como caballos alados. Su Dios y señor era Eolo. Existían buenos vientos, como Bóreas, Argestes, Noto o Céfiro, hijos de Eos y Astreo. También existían vientos destructivos de los que había que cuidarse mucho, estos eran hijos de Tifón…

Tifón, el último hijo de Gea

Tifón fue el último hijo de Gea, la tierra. Siempre se le ha relacionado con los huracanes. Su madre Gea, con la ayuda de Afrodita engendró un hijo del amor con Tártaro. Tártaro era el cavernoso vacío interior. Zeus había expulsado ya a los Titanes del cielo. Tifón se volvió contra Zeus por haber derrotado a sus hermanos mayores. Consiguió dominar al gran Dios del Olimpo. Le arrancó los tendones para tenerle dominado. Posteriormente Hermes devolvió los tendones al cuerpo de su dueño. Entonces Zeus volvió a pelear con Tifón para vencerle en esta ocasión. Como castigo lo confinó bajo el monte Etna… En ocasiones se le escucha gritar bajo el monte…

Los hijos de Tifón…

Tifón tuvo varios hijos con Equidna, una ninfa con torso de mujer y cuerpo de serpiente. Entre los hijos de esta peculiar pareja, están Cerbero, la Esfinge, la Hidra de Lerna o el Águila de Prometeo. Tifón fue el padre también de los vientos cálidos, los vientos más peligrosos que se conocen.

Aire, un territorio

Los vientos sin nadie que los gobierne campan a sus anchas. El elemento aire conforma un territorio, que busca a su nuevo paladín. Alguien que domine a los vientos a su merced. ¿Quién defenderá el territorio aire?