FeelWana Living Emotions

Los valores del deporte en la empresa

Los valores del deporte en la empresa, cada día están más en boga, ya que cada vez más frecuente la incorporación del mundo deportivo a los eventos y las estrategias empresariales.

Son muchas las grandes empresas que suman valores haciendo propios los derivados de la práctica deportiva: Banco Santander, Emirates, BBVA… Tanto a nivel de patrocinios como a nivel de dinámicas de trabajo dentro de sus empresas.

Esfuerzo, afán de superación, cooperación, constancia, autodisciplina, motivación y liderazgo, son sólo algunos ejemplos de los valores deportivos que podemos aprovechar y trasladar al ámbito empresarial.

Principales valores del deporte en la empresa: Trabajo en equipo.

En muchos de los foros que se organiza para poner en relieve la importancia de los valores deportivos dentro de la empresa, se señala siempre la relevancia de lo que el trabajo en equipo significa. Así, de manera global, puede parecer mero eslogan; concretando sus aportaciones en positivo hay que visibilizar otros que derivan de éste: la convivencia y la cooperación. Con ambos, imbuimos a la empresa/la marca de un concepto de equipo fuerte y coordinado.

Asociar a la imagen o marca de una empresa los valores propios del deporte proporcionará una visibilidad de la misma mucho más positiva y empática.

Liderazgo. Toma de decisiones.

Tanto en el campo del deporte como en el de la empresa, el liderazgo es un factor estratégico imprescindible. La incidencia de éste, sobre la estrategia global de uno y otro, se convertirá en un verdadero faro en muchos de los casos.

Así, el líder ha de saber cómo ejercer su atribución principal, desterrando su ego y pensando de una manera global para conseguir un objetivo superior a él mismo. Dirigir eficazmente un equipo de trabajo puede ser un reto abrumador si no se cuenta con esa premisa.

La toma de decisiones, muchas veces unido al líder del equipo, puede verse mejorada por la incorporación de ciertas técnicas propias del espacio deportivo profesional.

Equilibrio y gestión emocional.

La actividad física que implica el deporte, junto con los conceptos de autodisciplina, control y equilibrio de las fuerzas del deportista en sí, es totalmente extrapolable a lo que querríamos en un buen equipo de trabajo, en el ámbito empresarial.

Mucho se habla de la importancia de la inteligencia emocional a la hora de valorar ciertos contextos profesionales. Tomando este factor como necesario, para conformar a un buen profesional, se trasluce su relevancia a la hora de una buena gestión de equipos y procesos de trabajos.

La preparación psicológica, unida a ese equilibrio emocional, como valor positivo por el deporte, refuerza sin duda alguna la capacidad de reacción y respuesta a nivel empresarial.

Esencial es también la capacidad para tomar decisiones en una empresa. Los mecanismos de preparación psicológica, para evaluar y generar una estrategia o alcanzar un objetivo, nos pueden aportar un gran valor.

Patrocinio deportivo.

Otro de los ámbitos donde vemos claramente cómo el deporte se erige como herramienta empresarial, estratégica, es el del patrocinio deportivo.

Echando un vistazo a diversos estudios publicados al respecto, como es el Barómetro del Patrocinio Deportivo 2018 elaborado por la empresa SPSG Consulting, en una proyección a cinco años vista, señala que las innovaciones más reseñables en patrocinios de eSports (77% de las entidades consultas para este estudio), el big data (73%), la gamificación (54%) y la realidad aumentada (42%).

Dentro del patrocino deportivo, la tendencia marca un camino claro hacia el acceso de contenido único y diferencial. Así, aunando los valores intrínsecos del deporte con el desarrollo de una imagen de marca diferencial y única en nuestro sector, la empresa puede generar mucho valor.

Las plataformas de acceso a contenido deportivo más eficaces, como Twitter o Facebook, conviven con las OTT (“over the top”, servicios de libre transmisión (audio, video, contenidos de internet)) de las propias empresas. A través de estos canales es desde dónde accederemos competiciones, eventos, partidos, noticias…

Reputación de marca. Imagen corporativa.

Siguiendo el índice Ampi de 2018, Rafael Nadal es el deportista con mejor imagen (99.80%), seguido por Pau Gasol (43.86%) y Andrés Iniesta (34.55%). Contar con alguno de ellos como imagen, en el contexto empresarial, puede convertirse en una catapulta para su imagen.

Asociar la imagen de un deportista de élite reconocido, tanto por sus aptitudes estrictamente “deportivas” o físicas, la fortaleza o la resistencia, como por la confianza y cercanía al consumidor que generan, es una de las más eficaces herramientas en una buena estrategia de marketing.

Profesionales formados en la escuela del deporte.

¿Qué puede aportar un profesional del deporte al mundo de la empresa? Es otra de las preguntas que podemos hacernos a la hora de incorporar nuevos valores a nuestra estructura empresarial.

Muchos profesionales del sector empresarial abogan por la incorporación de deportistas que han llegado a la fase final de su carrera y deciden aportar su experiencia.

Sectores como la salud y el bienestar pueden nutrirse de la experiencia de este tipo de profesionales. Al mismo tiempo, teniéndoles entre sus filas, asociando estos valores deportivos de los que venimos hablando, la empresa ganará en confianza y en mejora de su imagen respecto a su público objetivo.

Valores como la disciplina, el sacrificio, la lealtad y el trabajo en equipo contribuirán a asentar la certeza de que la suerte no existe, tampoco en el ámbito empresarial (como mecanismo habitual).

El deporte se convierte en una eficaz herramienta que, a su vez, contribuye a mejorar a las personas (ya sean los trabajadores de la propia empresa, ya sea al público objetivo de nuestra marca).

Redes sociales. Comunicación y visibilidad.

La difusión, el seguimiento de acontecimientos, de eventos o de competiciones deportivas se conforma como un estupendo vehículo para generar vínculos entre lo deportivo y lo estrictamente comercial/empresarial.

El deporte se considera, cada vez con más frecuencia, como parte del entretenimiento de las personas. Sus valores acercan al público, generando empatía… que se trasladará casi inmediatamente a la imagen de marca, de empresa.

La comunicación de esta adopción de valores deportivos, derivados de lo deportivo, ya sea a través de redes sociales, ya sea a través de plataformas de contenidos específicos, irá entretejiendo el espíritu deportivo con la filosofía empresarial de nuestra marca o entidad.